En un sentido general el objeto de estudio de la planificación lo constituye el proceso social global que se componen de los siguientes eslabones.

Eslabón 1

La sistematización que se ha hecho de la praxis histórica de la planificación, como disciplina, resulta importante para comprender que:

  • La formulación de planes de desarrollo globales dirigidos a diferentes sectores de la sociedad.
  • La formulación y ejecución de estrategias, políticas, planes, programas y proyectos nacionales que se desglosan a nivel sectorial, regional y local.
  • La formulación de un conjunto de programas y proyectos, de acuerdo a la dinámica de sectores, instituciones, organismos públicos y privados, empresas y organizaciones de base.
  • La organización administrativa de la ejecución.
  • La evaluación de todos los componentes del proceso de planificación y la consecuente retroalimentación de los nuevos procesos.

 

Eslabón 2

Este proceso social adquiere particularidad y concreción con base en determinaciones que responden a una doble naturaleza:

  • Determinaciones abstracto-formales, entendiendo por ello la matriz teórico-metodológica que orienta la conducción del proceso y las técnicas que de ahí se derivan.
  • Determinaciones histórico-concretas que incluyen la naturaleza de la formación social en que transcurre el proceso, el perfil de las fuerzas sociales que hegemonizan la conducción del proceso y el curso y posibles transformaciones en la correlación de las fuerzas sociales.
  • La planificación es una disciplina consolidada ya que posee una sistematización teórico- metodológica y técnica suficientemente singularizada, sin embargo, esta sistematización no se puede concebir unívocamente, como ocurre en general en toda disciplina cuyo objeto de estudio es la sociedad. Su singularidad no apunta al sentido de que se haya desarrollado una teoría, un método y unas técnicas, sino a la elaboración de diferentes paradigmas teórico-metodológicos, con técnicas derivadas, que adoptan formas particulares de aplicación según las determinaciones histórico-concretas.

 

La integración de la Planificación y la Promoción Social

El proyecto académico de la Escuela de Planificación y Promoción social define como área de interés e intervención sustantiva, la organización y participación consciente y autónoma de los diferentes actores en el proceso de desarrollo económico y social, con el propósito de alcanzar una sociedad más productiva, más eficiente, más democrática y más justa.

Esta definición orienta al quehacer académico de la carrera hacia una toma de posición epistemológica, metodológica y valórica tendiente a gestar en la sociedad costarricense una experiencia de planificación que promueva la participación social como base de una sociedad armónica y democrática. La Promoción Social como estrategia epistemológica y metódica que se integra en la planificación económica y social, se ocupa de los procesos de transformación, organización y participación social de las diferentes clases y sectores sociales.

Por tanto, el quehacer de la Promoción Social es vital como conocimiento y como práctica para impulsar un desarrollo planificado, que aspire a democratizar las estructuras de la sociedad.

De ahí que, la articulación de la promoción Social y la Planificación se opera a través de:

  • La organización, como un proceso, como una práctica social e instrumento orientado a proporcionar un manejo eficiente de los recursos económicos y sociales, tendientes a lograr una participación social efectiva.
  • La participación, entendida como la intervención directa de distintos actores en el diseño, ejecución, control político y evaluación de planes y programas de desarrollo que satisfaga necesidades materiales, culturales y espirituales.
  • El desarrollo, definido como los procesos de cambios con participación social, auto-sustentables y equitativos